Querida Marina

Hola Marina!

Espero que no hayas perdido las esperanzas en mi frágil y kaperucitil persona.

Desde nuestra apuesta/reto la semana pasada he estado dando y dando vueltas a sobre qué escribir, con qué retomar el blog, y cómo volver aquí.

Empecé y empecé borradores, escribí y escribí cosas, pero todas me parecían autentica mierdecita.

giphy

Musas! Dónde estáis?

Al final me di cuenta de que los temas que abordaba de forma más recurrente eran:

  1. Por qué no he escrito estos meses?
  2. Por qué no he escrito estos meses?
  3. Por qué no he escrito estos meses?

Así que estuve rumiando el asunto:

Primero: No tengo tiempo para casi nada.

Esto es un hecho. Fui ascendido (viva y bravo!) y ahora paso muchas más horas en la oficina. Y aunque mi futuro es bastante incierto, estoy muy contento y feliz con mi vida laboral. Y el poco tiempo libre que tengo lo invierto en ver a los amigos, ver series y jugar a la Play.

Segundo: Mi vida es aburrida. Nobody cares.

Últimamente tengo la sensación de que he entrado en una dinámica de aborrecible vida adulta: Duermo-trabajo-como-duermo. Y me cuesta encontrar cosas que, primero, me apetezca contar, y segundo, considere interesantes.

Tercero: ‘Cause Procrastination is my middle name, baby.

Cada vez voy mejorando y mejorando mis notas en la asignatura de Perder El Tiempo Always (PETA). No me malinterpretes, adoro mi Netflix, mi Playstation y lo considero tiempo de calidad. Pero al final siempre quedan cosas sin hacer.

Y creo que estos son los tres principales motivos causantes de mi desaparición blogeril.

Pero luego me paro un rato y digo “Joder Carlos! si tienes mil historias para contar”:

  • Me he mudado a Madrid, dejando atrás mi querido Móstoles. Tengo toda una nueva y capitalina vida para compartir.
  • Comparto piso con un tipo celiaco que enseña a hacer piezas de tren en un instituto y otro que hace panes ecológicos de masa madre y que es director de una compañía de teatro en bicicleta. Literalmente. Con esta información, mi cabeza ya empezaría a pensar en dos némesis terribles viviendo bajo el mismo techo. Como juntar a Aramis Fuster y Belén Esteban en un cubículo e investigar su comportamiento por un agujerito. En serio, eso ya debería dar para entradas a cascoporro.
  • Mi vida sentimental y erótico festiva está siendo dramática y divertida a partes iguales.

Así que, después de darle vueltas, llegué a la conclusión de que, simplemente, me había acomodado y había perdido el hábito de escribir.

Y encima, te descolgaste con esa entrada.

Así que, querida Marina, me arrodillo ante ti. Has ganado el reto. He perdido.

giphy1

 

Como premio a la flamante ganadora. Te propongo que elijas el tema y deadline para mi próxima entrada. Tenemos un trato, hamija?

Espero tu respuesta con ansiedad.

Mientras, dejo esta entrada programada para la hora que WordPress me dice que tengo mis picos de visitas (ja!) y me voy a dormir. Descansa amiguita.

PD: Gracias por dedicarme una entrada junto con Ana Frank, autora de uno de mis, también, libros de obsesión infantil/adolescente.

 

Anuncios

2 comentarios en “Querida Marina

  1. Pues retómalo! No te dejes.
    Me quedé con ganas de leer los siguientes capitulos del polish trip. Y tu nueva vida promete, dale a la tecla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s