Kaperucito Polish Euro-trip Chapter 1 – El porqué de Polonia

Queridos Cuatro Lectores, muchos quizá no lo sabéis, pero hace un par de semanas estuve con David de vacaciones en la bella Polonia por unos días.

y os preguntaréis ¿Y por qué Polonia? Pues la razón no es otra más que la económica: David se veía jotrileando en algún mediterráneo y paradisiaco destino, mientras yo prefería algo más rural y de interior. Al final accedí a ir a Grecia porque hace casi diez años que estuve y David no conocía Atenas. Pero los billetes eran prohibitivos, así que David tuvo la brillante idea de buscar el billete con destino abierto y allí apareció la oferta más barata: Varsovia.

Yo veía saciados mis deseos de algo relajadito y lejos de señores con pareo y saciaba mis oscuras filias con hombres de Europa del Este y a David parecía cuadrarle también, así que compramos los billetes.

Me hice con una guía y visioné los ‘Españoles por el Mundo’ de Varsovia y Cracovia y llegué a estas conclusiones:

  • Salchichas
  • Idioma Infernal
  • Ocupación nazi
  • Cerveza
  • patata
  • repollo
  • Una especie de raviolis rellenos de mil cosas

Lo siento, pero soy así. La versión gay y barbuda de Echanove haciendo gastroturismo.

De hecho a David pareció encantarle mi concepto de “vacaciones”:

  • Levantarme cuando me lo pide el cuerpo.
  • Nada de carreras por ver, fotografiar y admirar. Quiero ir relahaito. Si se quedan cosas sin ver, ya hay motivos para volver.
  • Las pausas para cervezas, cafés, aperitivos locales y escrutinio de los lugareños desde una terraza han de ser variadas y obligatorias.
  • las comidas, en la medida de lo posible, serán de comida local, tradicional, en sitios que no estén en las zonas estafa-turistas y también con calma y sin tener que empujarnos la comida porque-cierran-la-catedral-de turno.
  • Si los cuatro puntos anteriores se cumplen, suelo ser flexible en el resto de cosas, excursiones y turistadas a realizar.

Así que, sin mucho preparativo mas que reservar un Air BnB para un par de noches en Varsovia, David vino el viernes a casa y nos fuimos pronto a la cama. El día siguiente, a primera hora, Felipe nos llevó al aeropuerto Marujita Diaz Adolfo Súarez – Barajas y nuestras vacaciones comenzaron.

Aquí llega el punto en el que tengo que explicar que David no habla ni papa de inglés y que es un poco paria para las nuevas tecnologías, la era digital y todo esto de la vida 2.0. Pero él se siente muy resuelto, lo cual está muy bien, pero también dio con nosotros, en el aeropuerto de Varsovia, frente a la máquina de venta de billetes de tren. Él pulsando todas las opciones que aparecían en la pantalla en polaco, como si fuera a dar con la combinación secreta que nos diera dos billetes que tuvieran escrito “a vuestro hostal” y conmigo contando hasta cien para no estrangularle y a la vez, mirando un mapa de la red de cercanías para descifrar qué clase de billete teníamos que comprar (ya hablaré en otro momento de mi ineptitud para leer mapas.)

Finalmente conseguí empujar apartar a David fuera de la máquina expendedora, ponerla en inglés y comprar los billetitos de marras. Mientras esperábamos al tren, probamos las primeras delicias locales:

Sabor a mantequilla y sal. Un bello anticipo de lo que iba a ser una dieta muy ligera y suavecita durante el resto de la semana.

Sabor a mantequilla y sal. Un bello anticipo de lo que iba a ser una dieta muy ligera y suavecita durante el resto de la semana.

Y poco después nos metimos en el tren rumbo al apartamento.

Después de un pequeño drama con la no funcionalidad de los mapas descargados de Google y la sensación en nuestras nucas de que nos iban a arrebatar las maletas, los órganos, los empastes y dejarnos en una cuneta a la salida de la estación, conseguimos llegar al apartamento. Menos mal que allí nos encontrarnos con Gregor, El Empotrador Adorable.

Pero ya hablaré de él en la siguiente entrada, esto ya queda muy largo y no quiero aburriros queridos Cuatro Lectores.

Seguiré hablando del apartamento, Gregor y Varsovia en la próxima entrada.

Chao Chaito!

Anuncios

3 comments

  1. Javier Marco · julio 21, 2015

    Como mi último viaje a Varsovia fue hace unos diez años, no puedo decir mucho sobre cómo será ahora. Lo que recuerdo que me dejó más sorprendido fue, al llegar al centro histórico, la sensación de haber llegado a Disneylandia.

    Me costó un poco, pero al final comprendí que lo que fallaba es que la arquitectura urbana había quedado “congelada” en un momento histórico, Como si nunca hubiera habido un antes y tampoco un después. Eso no puede ser real,porque por muy bien que se haya conservado un espacio histórico, siempre queda algún resto del periodo anterior y también vestigios de épocas posteriores.

    El centro de Varsovia quedó casi completamente destruido en 1944 y la reconstrucción que hicieron no consistió en una restitución de lo destruido, sino de una imagen idealizada que nunca existió. Por eso pienso que si el centro histórico de Varsovia ha sido declarado patrimonio histórico de la Humanidad, Disneylandia también debería aspirar a serlo.

    Una sola excepción: el barrio de Praha (Praga). En la orilla opuesta del Vístula, fue lo único que no destruyeron porque ya lo ocupaban los soviéticos, quienes se dedicaron a contemplar placidamente como los alemanes iban aniquilando la ciudad piedra a piedra con proverbial eficiencia germana. Lo único auténtico de Varsovia es ese barrio, que representa una imagen singular de cómo debió ser en realidad la ciudad de Varasovia hasta 1944. Bastante lejos de las luminosas fantasías soñadas por Bernardo Bellotto que los reconstructores se empeñaron en reproducir.

    Por cierto, ¿se sigue tocando el himno nacional al final de la misa en las iglesias?, Y en los bares gays, ¿tienes que convencer al portero de que de verdad eres gay para que te deje entrar? A mi me costó bastante que me dejaran pasar en uno de ellos. Desde entonces he tenido la sensación de que salir del armario, en mi caso, fue un error estratégico por lo innecesario. Pero ya está hecho.

  2. brucesplinters · julio 24, 2015

    Raviolis rellenos de…tus cosas? Me dejas to picueto.

    • kaperucito · julio 24, 2015

      “Mil” cosas! Jajaaj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s