HOMOSEXUALIDAD SONORA: JANET JACKSON’S RHYTHM NATION 1814

Esta semana es el 25 aniversario de la edición de, probablemente, el disco más icónico de Janet Jackson: ‘Rhythm Nation’.

Y con esta entrada acerca de ese disco, inauguro también sección acerca de todas mis musas, divas y admiradas petardas del pop femenino mundial.

Aun recuerdo muy bien la primera vez que escuché ‘Rhythm Nation’: Yo era un frágil y amanerado delicado niñito que se encontraba en su amanecer a la música pop y “adulta”, después de tener ya destrozadas de tanto escucharlas sus cassettes con las canciones del ‘El Bosque de Tallac’ y ‘La Abeja Maya’. Y entonces llegó Oscar y me prestó para que lo escuchara el CD de ‘Rhythm Nation’. Cierta gente siempre habla de este momento de su vida como el momento en que alguien le pasó en el cole una cinta roída con el primer disco de Nirvana, o Pearl Jam y desarrolló un exquisito gusto por la buena música. Yo, síntiéndolo mucho, me relacioné desde muy pequeñito con lo más granado de la extirpe maricona de mi barrio y del parque donde pasé todas mis tardes desde crío, así que, enseguida empecé a absorber cultura pop, vestidos imposibles, coreografías impresionantes, pelucas (muchas pelucas), mensajes de feminismo de cartón piedra y cat fights narradas en las páginas de la Bravo, la Superpop y el Nuevo Vale.

Así que, llegué yo a mi casa, me metí en el cuarto de mi hermana, —que era la que tenía equipo de “alta fidelidad”—, introduje el CD y pulsé el PLAY.

Lo que pasó a continuación fue un constante flipar-non-stop durante toda la duración del disco. Por un lado, lo único que había escuchado en ese momento, además de a Jackie y Nuca, era el disco de Laura Pausini (primera ídola entre ídolas de mi lista), con su Marco que se marchó para no volver, sus Amores Extraños y tal y escuchar, de repente tal aluvión de sintetizadores, programaciones, efectos sonoros y mega-producción me dejó desbordadita viva. Recuerdo que mi reacción fue escucharlo de nuevo poniéndome auriculares, sólo para poder escuchar cada detalle, cada efecto, cómo estaba balanceado el sonido de un auricular a otro, TODO.

Y ayer se cumplieron 25 años de que este disco que tanto cambió mi vida saliera a la calle.

A mí ‘Rhythm Nation’ fue un disco de esos que, como yo digo, me pilló biológicamente tarde. Yo lo descubrí en el 93 aproximadamente, por lo que no viví conscientemente la promoción, el lanzamiento de singles y videoclips, los records, la gira, ni nada de eso. Fue un disco disfrutado en diferido. Y eso a veces es una gran cacota porque hay discos que, si no has podido ir digeriéndolos poco a poco, según van creciendo y sacando tentáculos, puede que no terminen de cuajar. No fue éste el caso, aunque sí he de decir que, ni de lejos es mi disco favorito de Janet Jackson, pero me resultó algo tan potente, tan novedoso y flipante que siempre será uno de los discos de mi vida.

• Probablemente algunos de los mayores éxitos de la carrera de Janet están en este disco, (curiosamente también incluye algunas de las canciones que me resultan más infumables): Los 7 singles que se publicaron fueron top 5 del Billboard, record aun no superado por nadie.

• Fue un disco conceptual: Todo el rollo traje militar unisex / Blanco y Negro de la imaginería del disco fue concebido para acompañar el mensaje del disco para romper las barreras raciales/sexuales/culturales.

• Con este disco Janet fue la primera cantante que lanzó el concepto visual / Videoclip de larga duración. Junto al disco se produjo una “película” acompañando la música incluida en él. Décadas antes de que Beyoncé lanzase “álbumes visuales” y mientras Madonna lanzaba vídeos como este.

• Otra cosa que me flipó fue el uso de los interludios entre canciones, otra cosa en la que Janet fue pionera.

• Janet fue la primera en incluir coreografías impresionantes en sus videoclips y aquí se consolidó como la reina del género.

• Aunque —como casi siempre ocurre con las cantantes pop femeninas— un tanto de cartón piedra, fue la primera cantante afro-ameriacana en incluir mensajes claros de feminismo en sus temas y también en realizar la comunión entre el pop blanco y el R&B y hip hop negros que estaban MUY diferenciados en ese momento.

• Primeras incursiones en el español: “Todos nesesitamos un amigou en la soledat”

• Este disco incluye, probablemente, mi canción favorita de Janet:

En resumidas cuentas, esta semana se cumplen 25 años de la publicación de uno de los discos más icónicos e importantes de la historia del pop y de mi vida. La pobre Janet creativa y musicalmente hablando, hoy en día se encuentra más perdida que La Veneno en Los Mundos de Yupi, pero yo sigo queríendola y hay que seguir reconociendo y admirando todo lo que ha conseguido.

Felices 25 para tu hijito,  Miss Jackson. We are a part of the Rhythm Nation.

Anuncios

Un comentario en “HOMOSEXUALIDAD SONORA: JANET JACKSON’S RHYTHM NATION 1814

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s