Mar

Y no creía que iba a ser capaz de hacerlo,
y ,de hecho, al final no ocurrió.
Sin embargo él estaba convencido de que había pasado
mientras que aquí reinaba la calma.
Ahora, cayendo de nuevo y voluntariamente,
la inquietud y la estupidez reinan,
y los pasos se deshacen, dejando el camino justo delante.
Lo que antes era confortable resulta incómodo,
no hay una pauta de comportamiento.

Una piedra

Otra piedra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s