mentalismo

Hervé Joncour entró enLavilledieu nueve días más tarde. Su mujer, Hélène vio desde lejos la carroza que subía por el paseo arbolado de la villa. Se dijo que no debía llorar y que no debía huir.
Bajó hasta la puerta de entrada. la abrió y se detuvo en el umbral.
Cuando Hervé Joncour llegó hasta ella, sonrío. Él, abrazándola, le dijo en voz baja
– Quédate conmigo, te lo ruego.
Durante la noche permanecieron depiertos hasta tarde, sentados en el césped de delante de su casa, uno junto a otro. Hélène le habló de Lavilledieu y de todos aquellos meses pasados esperándole, y de los últimos días, horribles.
– tú estabas muerto.
Dijo.
– Y no quedaba ya nada hermoso en el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s