Eternal Sunshine Of The Spotless Mind

Qué raro me siento…

He empezado el año con el alma revuelta. Creo que más para bien que para mal. Pero revuelta. Me está costando retomar el ritmo de los madrugones y el trabajo. Encima hoy no he hecho nada en el trabajo, y eso me desespera, porque se me hace el día eterno y además, está la estupidez esa de “aunque no tengas nada que hacer, que nunca te vean parado en el trabajo”, en fín…

El año pasado desde luego si se caracterizó por algo fue por ser INTENSO. Corté con Jorge, pasé por la enésima crísis personal, volví a casa de mi padre, cambié de trabajo, mi padre se marchó de casa, me fui de interrail, mi hermana se casó, conocí a Lolo, me enamoré, nació mi sobrino, empecé las clases, saboreé la estabilidad por un periodo corto, Lolo me dejó, despedí al año cerca del mar y con frío, y ahora, comienza el año y me siento un poco en el punto de partida de nuevo.

Creo que el tema del instituto ya huele un poco (y creo que empiezo a saber por qué)… vuelvo a estar sin pareja, y tengo una mano con unos cuantos propósitos de año nuevo bien agarrados para llevarlos a cabo.

No sé cuántos haré y cuántos se quedarán en lo que son, pero bueno, se trata de elegir, no?

– This is it, Joel. It’s going to be gone soon.
– I know.
– What do we do?
– Enjoy it.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s